05
Jul

Bajo el Castillo de Santa Catalina, en el barrio de San Juan –una de las zonas más modestas del casco antiguo de Jaén–, Brijuni Arquitectos ha proyectado y construido un bloque de doce viviendas de fachadas llenas de color. El edificio se alza en torno a un espacio comunitario que disfruta de una simpática y atractiva piscina, ideal para soportar el calor del verano y que proporciona a los vecinos una zona de extraordinario valor.

brijuni-jaen_thecoolpoolTras un cuidado estudio para garantizar que todas las viviendas disfrutasen de vistas sobre este espacio central y no fueran consideradas interiores, se construyeron doce hogares, de entre una y cuatro habitaciones, que completan un conjunto de perfecta escala, agradable compacidad y que genera un amable sentimiento de comunidad entre sus habitantes.

La piscina es la gran protagonista de este espacio e incorpora un nuevo uso y una nueva imagen al patrimonio construido en una de las zonas más olvidadas de Jaén, renovando así el degradado barrio. Partida en dos vasos –uno grande para nadar y otro para los más pequeños–, la piscina cuenta también con una zona de descanso. A nueve de las doce viviendas se accede desde este rico espacio interior. Las puertas de las viviendas se integran en el telón de color que forman los paneles de fachada. De igual dimensión que las contraventanas, los elementos protectores del edificio ofrecen sombra para las viviendas.

Si bien el color se guarda para las fachadas interiores, hacia la calle destaca un gran portón de tubos metálicos lacados en blanco, que indica, con graciosas letras, que detrás se encuentra el número 41 de la calle Llana de San Juan.

Hace más de cinco años, los arquitectos también intervinieron en una casa cercana para crear dos hogares partiendo de la tipología típica de vivienda andaluza, cerrada hacia el exterior en su planta baja y abierta hacia un patio interior que se convierte en la única fuente de luz natural a este nivel. En ambos proyectos se otorga a las viviendas la riqueza desde su corazón.

 

© Fotografías: Jesús Granada