26
Feb

Basilea es, sin lugar a dudas, uno de los destinos más interesantes cuando se programa un viaje para descubrir una región con buena arquitectura. La ciudad suiza y su entorno más cercano cuentan con numerosas referencias de obras de calidad, tanto desde el punto de vista de diseño como de ejecución. En la propia orilla del Wiese, Herzog & de Meuron firman un proyecto que es un magnífico ejemplo de ello y que recuerda a los antiguos baños del lugar en la ribera del río, muy cerca de su confluencia con el Rin.

El estudio suizo apostó por abandonar el concepto de piscina convencional buscando un proyecto más cercano a la naturaleza, con la ayuda de filtros biológicos. Este enfoque fue debatido públicamente por los ciudadanos de Riehen y finalmente aprobado oficialmente por un voto municipal. Los ciudadanos cuentan ahora con un gran lago de cascadas con plantas filtrantes; una adaptación de los baadi locales, tradicionales baños de madera a las orillas del río Rin.

piscina natural

Una gran pared de madera  protege el solárium de 200 metros de longitud con hamacas reclinables, mientras que el borde (que da al río por la otra parte) queda abierto y delimitado por un frondoso seto. Tan solo un pequeño edificio encierra la entrada y las instalaciones de apoyo.

La pieza más importante del proyecto se encuentra en el estanque para el baño en el centro del proyecto. Las cuencas biológicas de tratamiento del agua están insertadas en el paisaje inclinado en el lado opuesto de la carretera. En términos de capacidad de depuración ecológica, los baños están diseñados para dar cabida a 2.000 bañistas por día. Junto con varias instalaciones de ocio, forman un área recreativa abierta durante todo el año a los ciudadanos.

Imagen: Iwan Baan