07
May

La domótica y los objetos conectados no son algo nuevo; son tecnologías que existen desde hace más de 30 años, pero  ¿por qué se han convertido en el centro de atención en los últimos años?

La explicación está en la evolución que estas tecnologías han experimentado en los últimos años. Los objetos ocupan ahora menos espacio, se configuran fácilmente y su coste ha disminuido de forma significativa. Por no hablar del cambio en nuestro patrón de consumo de smartphones y tablets, objetos omnipresentes en nuestro día a día.

La domótica se ha convertido en algo accesible para la gran mayoría.

Casas, coches y jardines están conectados y las piscinas y los spas han seguido también esta tendencia para facilitar la vida de los consumidores y ofrecer un mayor nivel de confort y seguridad.

¿Cuáles son los componentes de una piscina conectada?

El elemento más importante es la piscina. Pequeña, grande, bien equipada o con un equipamiento mínimo, existe la instalación adecuada para ella.

Otro componente fundamental es el objeto o la instalación que convierte la piscina en una piscina inteligente. Dicho equipamiento varía en función de la piscina y las necesidades del usuario. Existen equipamientos sencillos y otros mucho más complejos para cubrir todas las áreas: análisis del agua, tratamiento del agua, iluminación, bombas de calor, etc.

Como el nombre sugiere, para tener una piscina conectada también se necesita un medio de conexión. Hay varios tipos de redes de telecomunicación. La más conocida es la red inalámbrica Wi-Fi. Su consumo y su coste son elevados. Bluetooth, por su parte, es una red inalámbrica de corto alcance que permite la transmisión de una pequeña cantidad de datos a bajo coste y bajo consumo.

La rápida emergencia de los objetos conectados ha provocado la aparición de nuevas tecnologías de conectividad a bajo precio y con un bajo consumo energético, redes que están diseñadas para transmitir una cantidad limitada de datos a larga distancia. En esta categoría, destacan dos tecnologías: Sigfox y LoRa.

Redes celulares 3G y 4G. Funcionan gracias a una tarjeta SIM en el dispositivo. Esta tecnología posibilita la recogida y transmisión de grandes volúmenes de datos. Su consumo de energía es bastante elevado y relativamente costoso.

Para finalizar la lista de elementos necesarios, el smartphone tiene un papel fundamental en la conexión de una piscina. Es la interfaz intermedia entre la piscina y el usuario. Actúa como informador, ya que comunica la información del dispositivo al usuario, y como ejecutor, porque ordena a las instalaciones la ejecución de diversas acciones.

La domótica y los objetos conectados han venido para quedarse. No se trata de una moda pasajera, sino de la premisa del futuro.

Consejo: acostúmbrate a ellos lo antes posible para no quedar desfasado.

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close