13
Oct

Numerosos son los establecimientos hoteleros que integran, en su oferta de servicios, la opción diferenciadora para el cuidado de la salud de sus huéspedes. Son cada vez más frecuentes también, los locales exclusivamente destinados para disfrutar de los beneficios corporales del agua. En casi todos los casos, esta cuestión pasa por contar con una estación de wellness. El informe global de sobre la economía del turismo de bienestar de 2013 ya indicaba que se preveía un crecimiento de más de un 9% anual hasta 2017 para este segmento en concreto a nivel mundial, casi el 50% más rápido que en el turismo en general. Y el correspondiente informe de 2014 aporta nuevos datos en el mismo sentido.

Y es así como encontramos ejemplos como el Hotel & Spa Arzuaga, dentro de las Bodegas Arzuaga-Navarro en Valladolid, donde, además de poder descansar y recuperar fuerzas, el cliente puede disfrutar de todo un mundo en torno al vino, incluido un jacuzzi enológico: un hidromasaje que contiene polifenoles, beneficioso para la salud al ser inhalados.

Arzuaga

O el Hotel Castell de Hams, en Mallorca, que, mediante la ampliación acometida recientemente, ha integrado la nueva piscina y un spa, piezas importantes en sus instalaciones, en la naturaleza y el paisaje, por medio de una serie de aperturas en fachada y cubierta, que aportan luz al interior, renovando así su estrategia turística.

De la misma manera, también Inúu puede presumir de instalaciones. El nuevo centro wellness de Andorra, ejecutado anexo a Caldea, explota las extraordinarias propiedades de las aguas termales y ofrece los tratamientos más especializados, en un entorno de paz y quietud absoluta. Se trata del mismo camino recorrido por los Baños Termales de Vals en Suiza, que se construyeron con el mismo fin y se incorporaron al hotel ya existente. La implantación en el entorno le permite recuperar para el cliente una experiencia inigualable mientras disfruta de los beneficios del agua. Las instalaciones ofrecen baños termales de hidrogencarbonato y sulfato de calcio.

Y, en la Gran Manzana, como proyecto recuperado destaca Aire Ancients Baths, un espacio recuperado de la ciudad, utilizado anteriormente como galería de arte se ha logrado un nuevo espacio wellness y spa, localizado en el número 88 de la calle Franklin.