06
Abr

Las fuentes son un punto de reunión habitual en las ciudades. Son construcciones identificables y relajantes, que mejoran la estética de las metrópolis y proporcionan un respiro a sus ajetreados habitantes. A continuación repasamos algunas fuentes que, por motivos diversos, cuentan con un gran poder de convocatoria.

En 1906, después del gran terremoto que asoló San Francisco, la Lotta’s Fountain se convirtió en un improvisado punto de encuentro para los supervivientes. Actualmente, una placa conmemora el papel de la histórica fuente, construida en 1875, y que es solo un ejemplo de la capacidad que tienen estas instalaciones para consolidarse como lugares de referencia en las ciudades.

Afortunadamente, no todos los motivos de reunión en fuentes son tan trágicos como el de la Lotta’s Fountain. Por ejemplo, en España, son un escenario habitual de conmemoraciones deportivas. Los aficionados de equipos de fútbol como el FC Barcelona, el Real Madrid o el Atlético de Madrid se reúnen en Canaletes, Cibeles y Neptuno, respectivamente, para celebrar los triunfos de sus equipos.

TCP 1704 Futbol fuentes

En verano, la Washington Square Fountain en Nueva York se convierte en un divertido punto de encuentro en el que refrescarse en pleno Manhattan. Estudiantes de la cercana Universidad de Nueva York, turistas y familias de neoyorkinos se arremolinan en torno a esta gran fuente para charlar y resguardarse del calor.

TCP 1704 NY_Washington Square Park

Y si hablamos de lugares de reunión, hay pocos en el mundo tan icónicos como la Fontana della Barcaccia, de Pietro Bernini, a los pies de la escalinata de la Piazza Spagna, en Roma. Esta zona siempre ha sido el centro de la vida cultural de la capital italiana, y, de hecho, confirma el entusiasmo que los romanos han mostrado a lo largo de la historia por las aguas públicas.

TCP 1704 Roma_Fontana della Barcaccia

No hay duda de que, durante siglos, las fuentes han aportado bienestar, tranquilidad y relajación a los habitantes de las grandes ciudades. Estas instalaciones no solo son un agradable lugar en el que esperar a alguien, sino que hay algo en el agua en movimiento que contagia felicidad, emoción y fiesta en todo el mundo.