12
Dic

Si tenemos una piscina climatizada en nuestro hogar, pensar en la deshumidificación del espacio resulta imprescindible. Este proceso nos ayuda a conseguir unos niveles adecuados para respirar cómodamente dentro de un ambiente cálido y cerrado, impide la proliferación de microorganismos nocivos para la salud y disminuye la condensación del aire, un efecto que favorece el deterioro de los materiales y  sistemas.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios establece los parámetros mínimos de ventilación y define las medidas clave para mantener una calidad de aire aceptable dentro de las instalaciones cubiertas, minimizando, así, cualquier efecto adverso en la salud.

piscina cubierta

Aunque existen diferentes normativas según los países, el código ASHRAE marca un estándar de ventilación a nivel global, define las condiciones máximas de humedad relativa y establece, por ejemplo, cuál debe ser la temperatura del aire dentro de recintos cerrados.

La importancia de un ambiente seco y saludable

Las bombas ayudan a controlar la calidad del aire en el interior de la piscina cubierta, deshumidifican el aire dentro del recinto y ventilan y renuevan el aire mientras lo calientan. Además, también pueden elevar la temperatura del agua de la piscina. De esta forma, las bombas de calor deshumectadoras nos aseguran la distribución de aire seco y caliente evitando las condensaciones.

En concreto, se aconseja recircular de forma constante el aire (entre 4 a 8 veces por hora) y se deben proteger los conductos de contaminaciones externas a la piscina. Además se recomienda mantener el nivel de humedad relativa dentro del vaso de la piscina cubierta entre el 60 % y 65 % y controlar la temperatura del aire para que no supere en más de dos grados a la del agua.

Los equipos más habituales son los deshumidificadores tipo consola y los deshumidificadores de conductos. Los primeros se instalan en el propio recinto de la piscina y permiten tratar el aire interior, mientras que los segundos se ubican en los cuartos técnicos, distribuyen el aire mediante conductos y permiten la renovación del aire.

Para escoger un equipo se deben analizar antes diferentes aspectos; no solo hay que tener en cuenta las características de nuestra piscina, también resulta importante definir dónde se ubicará el equipo, estudiar las opciones recomendadas según la normativa o verificar cuál será el recorrido del aire para impedir que se creen bolsas de aire estancado.

En la página web de AstralPool encontrarás un configurador de deshumidificación, de gran utilidad para poder detectar cuál es la bomba de calor más adecuada para nuestra piscina. Si todavía tienes dudas, ¡no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados en poder analizar qué sistema es más conveniente para lograr una calidad de aire óptima para tu salud y la de tu familia!