25
Jun

 

 ¿Cómo lograr qué el agua de la piscina esté en perfecto estado?¿Conoces las alternativas al cloro?

Existen diferentes tratamientos para cuidar el agua de la piscina que nos permiten mantener el agua limpia y sobretodo, libre de microorganismos patógenos que pueden afectar a la salud de quien se baña.

El tratamiento químico del agua de la piscina, cloro, es el producto más popular, pero no el más avanzado para la desinfección.

Un inconveniente del tratamiento químico con cloro, es que siempre debe complementarse con otros productos, como el regulador de pH y tenemos que tener en cuenta que si no se realiza una dosificación adecuada, puede provocar ojos irritados, sequedad, dermatitis o incluso manchas en la piel.

En cualquier caso, este método ha perdido fuerza debido al lanzamiento en el mercado de soluciones más efectivas y sostenibles.

La Cloración salina, o electrólisis, se basa en el conocimiento desde la antigüedad de las propiedades antisépticas de la sal.

Pero…¿Cómo funciona? Los sistemas de electrólisis salina generan cloro a partir de la sal común disuelta en el agua. La desinfección es más eficiente debido a la acción combinada del cloro y los otros agentes que se generan durante la electrólisis (oxígeno activo) y la propia oxidación sobre los electrodos de la materia orgánica presente en el agua.

Ya no se producen irritaciones en la piel y los ojos ya que las cloraminas que producen estos efectos son destruidas.

Otro método de desinfección que no requiere incorporar ningún tipo de producto químico para mantener el agua de tu piscina en perfecto estado es la desinfección por ultravioleta.

La luz solar elimina los gérmenes y evita la propagación de las bacterias y los hongos. Se trata, por lo tanto, de un método más bien físico que permite tratar el 100% del agua de la piscina y obtiene agua desinfectada sin malos olores ni problemas de irritación en los ojos gracias a la drástica reducción de las cloraminas.

Además, es una alternativa muy respetuosa con el medio ambiente (menor aportación de agua nueva, se forman menos subproductos residuales en el agua y ambiente, y no se añade producto químico al agua).

Otra alternativa al cloro es la desinfección por neolysis, que consiste en combinar los beneficios de los métodos anteriores, electrólisis y la teconología de rayos UV.

¿Quieres más información? Contáctanos y te ayudaremos a aclarar cualquier duda.