18
Ene

El Mar Mediterráneo se siente nuevamente protagonista de The Cool Pool con esta exquisita vivienda unifamiliar, en la que la piedra natural, el hormigón, el vidrio, el agua y la vegetación del entorno se confirman como elementos clave. En Jávea (en la Comunidad Valenciana), entre El Portitxol y Cala Blanca, construida sobre un paisaje de ensueño, la Casa Sardinera domina una ladera sobre agua color turquesa con un rotundo gesto formal.

Configurada por seis volúmenes de hormigón, cerrados al acceso y abiertos al mar, esta vivienda unifamiliar ha sido proyectada íntegramente por Ramón Esteve. Su volumetría, sus acabados, su mobiliario, su espacio exterior y su integración en el paisaje han sido cuidadosamente definidos por el arquitecto valenciano, con el fin de conseguir un hogar donde disfrutar de las vistas y del entorno.

Casa Sardinera © Mariela Apollonio 2014_5_TheCoolPool

La amable concesión a la madera utilizada en el interior, acertadamente blanqueada para que mimetice con las superficies de hormigón, otorga continuidad espacial al proyecto. La textura reproducida gracias a la utilización del encofrado de entablado de madera sobre el hormigón ayuda a integrar techos, paredes y muebles, con un lenguaje común y un mismo color.

En cada una de las estancias principales, el blanco interior se abre para ofrecer interesantes vistas panorámicas sobre el mar. El pavimento interior de microcemento, también de color blanco, se extiende hasta las terrazas exteriores. Al borde de éstas, fundida con la línea del horizonte que separa cielo y mar, se encuentra la sugerente piscina.

Casa Sardinera © Mariela Apollonio 2014_3_TheCoolPool

En la casa Sardinera, las estancias de día se sitúan en la planta baja y cada volumen en el primer piso alberga un dormitorio. En la planta sótano, además de huecos para las instalaciones y zona de aparcamiento de coches, se han definido los dormitorios para invitados, un gimnasio, una piscina cubierta, una sauna y un vestidor.

La piscina cubierta y la exterior están en niveles diferentes. Aun así, se conectan por medio de una ventana longitudinal, lo que genera un sugerente juego de sombras sobre el vaso interior.

Casa Sardinera © Mariela Apollonio 2014_2_TheCoolPool

El proyecto ha sido diseñado con criterios sostenibles y ha obtenido una A en su certificación energética. En una de las cubiertas, cuenta con un sistema de tubos de vacío que, utilizando acumuladores, calienta el agua sanitaria y también la de las piscinas. Esta solución se complementa con una bomba de calor que funciona con un sistema de pozos de geotermia. También bajo la piscina al aire libre existe un tanque subterráneo de 100.000 litros de capacidad, donde el agua de lluvia se acumula y se canaliza posteriormente para riego.

Esta obra ha sido considerada la mejor piscina residencial de Europa en el prestigioso certamen Piscina & Wellness celebrado en Barcelona en 2015 y, tal y como busca su autor, ha conseguido convertirse en un lugar donde apetece vivir.

Casa Sardinera © Mariela Apollonio 2014_4_TheCoolPool

© Fotografías: Mariella Apollonio