19
Ago

¿Te apetece nadar en una antigua cisterna romana, relajarte en una piscina con vistas al mar Egeo o darte un chapuzón bajo arcos góticos? A continuación te invitamos a descubrir tres piscinas que, a pesar de estar cubiertas, tienen mucha luz e historia.

Casa rural La Tor, Montclar

En la comarca catalana del Berguedà (Barcelona) encontramos La Tor, una encantadora casa rural ideal para desconectar y disfrutar del aire puro y la naturaleza. Además del paisaje que la rodea y su arquitectura, uno de los mayores y más sorprendentes atractivos de esta masía del siglo XV rehabilitada se encuentra completamente oculto.

En una sala subterránea de la finca encontramos una espectacular piscina climatizada. Los arcos de estilo gótico que dibujan el techo de la piscina crean una atmosfera única, que mezcla romanticismo e historia. Por su parte, la iluminación de la instalación aporta un elegante toque de modernidad, que contrasta con la tradición que se respira en la estancia.

latordemontclar_thecoolpool

Hotel Katikies, Santorini

Para bañarse en la siguiente piscina es necesario viajar hasta Oia, un pueblo pintoresco situado en la costa de Santorini. Pese a estar en una cueva (un entorno que, por lo general, acostumbramos a relacionar con conceptos como la oscuridad y el misterio), esta piscina destaca por su luz y serenidad.

Inmersa en el característico binomio griego “blanco y azul”, la piscina descansa a 100 metros de altura sobre la pared de la espectacular caldera de Santorini y ofrece maravillosas vistas al mar. La cueva forma parte del hotel Katikies, un establecimiento de lujo que, entre otros sugerentes espacios, cuenta con dos piscinas, un solárium con jacuzzi y diversos restaurantes.

Katikies-thecoolpool

Domus Civita, Civita di Bagnoregio

Ofrecer la posibilidad de bañarse en una antigua cisterna romana perfectamente conservada. Esto es lo que consiguió el arquitecto Patrizio Fradiani tras adquirir y rehabilitar Domus Civita, una casa construida en el siglo XIV en el municipio italiano de Civita de Bagnoregio.

La reforma de Fradiani logró conjugar con armonía el carácter histórico de la casa y el diseño italiano más actual, sin descuidar el mayor de los tesoros de la propiedad: el acceso a través de túneles subterráneos a una cueva de roca volcánica que esconde una cisterna de agua con más de dos milenios de antigüedad. Actualmente, es posible alojarse en Domus Civita y los visitantes pueden disfrutar de este hallazgo, convertido en una relajante piscina climatizada.

domus-civita_thecoolpool

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close