05
Dic

En contraste con las construcciones del lejano oriente realizadas con piedra, madera o barro, que destacan principalmente por su carácter pesado y rotundo, hoy descubrimos un edificio de estética oriental pero que sorprende, precisamente, por su cambio de rumbo en la elección de los materiales.

La luminosidad y el juego de transparencias logrado con material contemporáneo y piscinas reflectantes en el Centro Huaxin conviven con uno de los principios básicos de la arquitectura tradicional china: la relevancia del plano horizontal (en la memoria de muchos se encuentran las grandes galerías orientales construidas sobre plataformas pesadas y cubiertas con un gran techo flotante).

teahouse_waterfallScenic Architecture Office asumió el diseño y la ejecución de un pabellón de té y centro de exposiciones para China Fortune Land Development y reforzó esta identidad constructiva: la posición elevada eminentemente apaisada de la construcción sobre el suelo. La innovación se incorporó al proyecto en la apuesta por los materiales: brillantes y espectaculares.

El edificio está compuesto de cuatro módulos elevados interconectados con puentes (de los que surgen cascadas de agua) a una altura que permite al usuario disfrutar de la naturaleza, ya que, con sumo cuidado, los arquitectos no sólo respetaron los 6 árboles alcanforeros que encontraron en la parcela, sino que, incluso, los hicieron parte del proyecto.

Además de ganar altura, se ha conseguido maximizar el espacio verde disponible en el solar y reducir el impacto de la construcción sobre las raíces de los árboles. Para soportar todo el proyecto, solo han hecho falta diez piezas de acero y hormigón que se insertan en el terreno alrededor del único espacio cerrado en la planta baja. Se trata de un atrio transparente que permite visualizar al máximo el entorno, aprovechar la luz natural y permitir el acceso a la primera planta.

teahouse_interior

Unas sencillas tiras de aluminio retorcidas y tensadas otorgan al conjunto un acabado exquisito en la planta superior. De suelo a techo, generan un plano que filtra las vistas entre los espacios totalmente acristalados.

Para pasear entre volúmenes, el visitante camina por una pasarela de piedra depositada sobre una lámina de agua que, con piedras en el fondo, vuelve a recordar los cuidados jardines orientales y la pasión de esta cultura milenaria por el agua. En esta planta, la vista se encuentra más cerca de la copa de los árboles. Un exquisito ejercicio contemporáneo que arrastra los valores tradicionales hacia la arquitectura más reciente. Una perfecta combinación de ser humano, naturaleza y sociedad.

teahouse_trees

Fotografías: © Su Shengliang

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close