07
Jul

El Hotel Hubertus, situado en la localidad italiana de Valdaora, es un escenario magnífico en el Tirol del Sur, especialmente interesante para aquellos viajeros que buscan paisajes idílicos para la práctica del esquí o del senderismo y que necesitan un lugar en el que relajarse tras el esfuerzo realizado. A los pies del famoso Kronplatz, en el Valle Pusteria, este hotel familiar fue reconstruido y ampliado generosamente hace pocos meses. La instalación, que nació como una pensión de dos estrellas, se ha convertido, al paso de los años y gracias al trabajo de sus propietarios a lo largo de varias intervenciones, en un lugar excepcional.

Fotografías: © Hotel Hubertus

La nueva oferta que la familia Gasser incorpora a su complejo hotelero contempla una nueva sección con 16 suites, una cocina y varios restaurantes y bares, un acceso con un gran espacio de recepción, una bodega, un gimnasio y una zona de relax con terrazas panorámicas. Lo que hace única a esta renovación es que, en la ampliación, los Gasser apostaron por incorporar una espectacular piscina de 25 metros de longitud a modo de línea de borde entre lo nuevo y lo antiguo, enfatizando la esencia de esta ambiciosa renovación hotelera firmada por el estudio de arquitectura Noa – Network of Architecture.

La piscina, que mira al valle posada entre las suites, parece una losa pétrea flotante gracias a su recubrimiento de color gris antracita. Al borde de la misma, el agua rebosa por el canto del vaso hacia el paisaje y se pierde en el infinito. La piscina recuerda a un lago alpino insertado en un paisaje montañoso entre los Dolomitas, patrimonio mundial de la Unesco.

Dentro de la piscina, sumergido en el agua que se mantiene durante todo el año a una temperatura de 30 °C, uno no aprecia ningún límite. El volumen de agua, que vuela a una altura de 12 metros, se ha convertido en la atracción más reconfortante del hotel. Es como si se flotara sobre el paisaje, entre cielo y tierra. Y es que, gracias a una gran ventana cortada en el fondo de la piscina, el bañista es consciente de que está nadando en las alturas.

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close