22
Ago

Courchevel, estación de esquí en el valle de Tarenaise (Saboya), es además de un lugar ideal para la práctica del deporte invernal por excelencia un rincón en los Alpes franceses donde disfrutar de las bondades del agua.

En un paisaje escalonado de carácter típicamente alpino, el Centro Acuático Aquamotion ocupa, desde 2015, una plataforma con espectaculares vistas al valle y al panorama de montaña y nace como una apuesta arquitectónica que busca perfeccionar en cada gesto su integración en el paisaje.

El gran reto propuesto por los arquitectos, el estudio de arquitectura alemán Auer Weber y el francés Studio Arch como equipo asociado, era conseguir bajo un único elemento de cubierta dos zonas bien diferenciadas en cuanto a funcionalidad, separadas además en dos plantas. Por un lado, debía proyectarse una zona de ocio y, por otro, una zona de relajación y descanso. Todo ello, además, tenía que estar alojado bajo un gran elemento continuo, que permitiera un uso fluido de las instalaciones y capturar la belleza de su entorno. Mientras las instalaciones se localizan semienterradas, la gran bóveda se muestra como el gran cascarón que emerge del terreno y que protege su interior. Este gran elemento continuo, de 80 metros de ancho y 120 metros de largo, permite también reflejar la luz en su interior hacia todos los rincones. Puntualmente, los arquitectos diseñaron asimismo una serie de conchas que se insertan en la bóveda para proporcionar nuevas vistas desde el interior.

La cúpula vuela en algunos puntos hasta los 17 metros, lo que hace de este proyecto un gran ejercicio de equilibrio estructural, que fue posible a la colaboración con el equipo Bollinger + Grohmann. De esta manera, el edificio se convierte en una gran escultura de espacios y de luz. Este gesto volado permite al edificio abrirse y comunicarse con el entorno alpino, mientras atrapa una enorme cantidad de luz natural, gracias a las fachadas acristaladas que encierran el espacio interior. Es impresionante disfrutar del agua en este centro acuático con un manto verde a tu alrededor en verano, que se vuelve blanco en invierno.

De las instalaciones interiores destaca un tobogán acuático de 30 metros y otro más de 100 metros de longitud, una piscina para saltos, una laguna, una piscina interior y otra exterior. En el centro del complejo, se ha diseñado una piscina infantil con una concha de color que da la bienvenida a los más pequeños. Varios servicios complementarios completan este paraíso acuático: una caverna oscura con una piscina de agua salada, un centro de masaje con una variedad de tratamientos y una espacio que se abre hacia las saunas y los baños turcos, así como una piscina exterior de agua fría.

Cada rincón cuenta con un diseño único y específico. Una conexión subterránea desde el centro acuático hasta el aparcamiento proporciona el máximo grado de confort a los huéspedes.

Fotografías: © Aldo Amoretti, Barcelona, Spain www.aldoamoretti.com

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close