Expertos en piscinas / ¡Bebés y papás al agua! Conoce la matronatación | THE COOL POOL by Fluidra
22
Ago

El primer baño de los bebés en una piscina es un momento divertido y relajante. Precisamente, la matronatación, o la natación para bebés, ayuda a que los más pequeños se familiaricen y se adapten a estar dentro del agua, desarrollen mejor su sistema psicomotor y creen un mayor vínculo con sus padres. El bebé disfrutará tanto de sus primeros momentos en la piscina que, probablemente, esta sensación continuará a lo largo de su vida.

Los programas de actividades acuáticas para bebés tienen en cuenta unos principios de seguridad básicos que os ayudarán a disfrutar con los juegos y las primeras sensaciones de sorpresa de vuestro recién nacido en el agua. Para poder controlar mejor nuestra piscina cuando los niños son todavía pequeños existen sistemas de alarma de seguridad sumergidas que hacen saltar una potente sirena en el caso de que detecte la caída del bebé en el agua.

Además, tendréis que tener en cuenta que un bebé no es capaz de regular su propia temperatura corporal y, por eso, pueden comenzar a llorar si el agua está muy fría. Estarán completamente cómodos y tranquilos si la temperatura del agua de la piscina es de 32°. También es recomendable controlar el nivel de cloración, la ventilación (si estáis dentro de una piscina climatizada) y el lugar en el que se cambiará y se secará al recién nacido, para que no pase frío después del baño.

Según explica Lauren Heston en el libro ¡Al agua, patos! la natación para bebés prepara al pequeño “para un estilo de vida activo, un corazón y unos pulmones más resistentes y, en general, un cuerpo más sano. El programa ayuda además a desarrollar una actitud más alerta y a mejorar la coordinación durante los primeros años de vida”.

Por tanto, se trata más bien de una serie de ejercicios de estimulación acuática y no tanto de un programa de natación convencional, porque los bebés todavía no están desarrollados para comenzar a aprender a nadar. Este momento llegará más adelante; entre los cuatro o los cinco años.

Así resume los beneficios de la matronación la directora de La Primera Escuela Argentina de Natación para Bebés, Patricia Cirigliano: “Practicando matronatación, además de aprender a nadar los bebés despiertan para siempre su mayor potencial inteligente. Y lo mejor… ¡lo hacen jugando! El control respiratorio bajo el agua constituye una habilidad vital que se aprende fácilmente, durante el primer mes de aprendizaje. Cada encuentro con el agua concluye con la incorporación de algún conocimiento o habilidad”.

La hora del primer baño en la piscina, es sin duda, una experiencia que relajará al bebé, le permitirá que duerma mejor por las noches y, además, le ayudará a seguir creciendo y desarrollándose de forma activa, sana y saludable.

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si no cambias esta configuración, entendemos que aceptas el uso de las mismas. Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close